Obvia solución

Después de la tercera guerra mundial finalmente se encontraría un remedio que pondría fin a los conflictos armados que desangraron el mundo por milenios.

Se decidiría que las y los lideres y gobernantes del mundo ademas de ser versad@s en política y diplomacia deberían seguir un estricto entrenamiento físico ya que toda confrontación que en un pasado se hubiera resuelto mediante guerra, en adelante se debería resolver en un enfrentamiento de Muay Thai, el arte marcial Tailandés, no se haría distinción en cuanto a sexo ya que el sistema de categorías y peso de los contrincantes seria regulado para asegurar peleas justas. No mas muertes innecesarias y despilfarro de recursos. Todos los ministerios de defensa y de guerra serian convertidos en centros de entrenamiento.

En transmisiones internacionales los enfrentamientos serian vistos en todo el mundo de esta manera todo aquel mayor de edad que quisiera podría ser testigo.

Aunque esto eliminaría la necesidad de las guerras, la policía seguiría existiendo para controlar a quienes se opusieran a los resultados de los encuentros. No se acabarían los conflictos pero se disminuiría su escala exponencialmente.

Miguel Angel Montoya 2019