Predicción Descabellada

Colombia solo cambiara cuando una influencia externa modifique la dinámica del país. Desde la llegada de los europeos (de quienes llevamos su sangre en nuestras venas ademas de la sangre indígena y negra) a lo que hoy es Colombia, ha proliferado la desigualdad, la sed de poder, el individualismo, la discriminación, el racismo.

Claramente el conflicto no es una etapa, es un estado permanente, hace parte de la cultura colombiana y no se terminara hasta que no se modifique esa forma de entender el mundo que se forjo hace quinientos veinti seis años.

Parece que solo un evento de enormes dimensiones lograra ese cambio que queremos, de la misma envergadura que el evento que lo causo, algo que cambie nuestras lógicas de pensamiento.

Así como los griegos conocían del antiguo Egipto y por mucho tiempo fue tomado como una fantasía antes de que fuera descubierto de debajo de montañas de arena, era un mito, como la Atlantida. En lo profundo de las selvas y los subsuelos del país tiene que estar enterrada la ciudad y la civilización que construyo El Dorado, el puente que unía los imperios Inca y Maya.

Como nación, la historia española no la sentimos como nuestra, la historia africana tampoco y la historia indígena que si la sentimos mas presente fue completamente desintegrada, borrada, solo nos quedan algunas pocas pistas. Nos hace falta un pasado del cual estar orgullos@s, un pasado anclado a nuestro territorio. Quizás cuando se encuentre este Dorado, nos reconciliemos con nuestro pasado y empecemos a valorarnos como un pueblo digno. Inconscientemente e injustamente nos juzgamos a nosotr@s mism@s como seres viles y sin remedio.

Ese Dorado que fue construido hace mas de diez mil años por los primeros pobladores de lo que hoy llaman América, ese pueblo parte de una avanzada civilización global, en su mayoría negro, que domino desde lo que hoy se conocen como Egipto pasando por India, sud este asiático, el pacifico hasta el Cusco y la Rivera Maya.

Ese Dorado es la clave.

Miguel Angel Montoya 2019