Llamada de Función Virtual Pura
(no existe)

Me levanto temprano, en el frio de la mañana me baño, mi mamá abajo en la cocina prepara el desayuno, mientras me visto siento el olor a chocolate caliente y arepas, me cruje el estomago, tengo hambre y se me hace agua la boca.

Con el pelo mojado bajo las escaleras, mi mamá viene subiendo mientras bosteza, solo se levanto a calentarme la comida, se va a acostar otra vez, no a salido el sol y hoy no va a trabajar porque ayer en las marchas del paro la estación de bus quedo vuelta mierda y el transporte publico no funciona. Me da un beso en la mejilla.

-Mija tenga cuidado, y me llama que usted sabe que me preocupo-

-Fresca mami que voy con el parche y si se arma el tropel me vengo de una para la casa-

Masticando la rica arepa con mantequilla y sal, en una mano el pocillo (taza), en la otra el celular, tomo un sorbo de chocolate y texteo. En WhatsApp esta el parche, ya cuadramos, nos vamos a ver en el Parque Nacional.

Salgo al frio de la mañana, apenas se ve asomar el sol, llevo mi morral, adentro una botella de agua, un cuaderno, un esfero y un cartel doblado para la marcha. Apenas se oye un perro ladrar en la distancia y al bajar la loma donde queda mi casa voy pateando piedras que ruedan calle abajo. Llego a la esquina de la avenida, no hay carros, toca caminar, es la única.

Es temprano pero ya hay gente en la calle, todos caminantes, no hay transporte publico y la gente que va a trabajar y l@s que vamos a marchar caminamos por las mismas calles vacías de carros. Voy con los audífonos puestos, escucho una emisora local juvenil, están dando un especial de Led Zeppelin, no conozco mucho de rock, es difícil entender las letras pero esa música me llena de energía, percibo su aire de rebelida y me da ánimos para caminar.

Al final solo me tomo hora y media llegar al lugar de la cita.

-Quiubo Aleja-

Me saluda mi parcera Rocio.

-Hola! marica estoy mamada de las piernas!-

Aleja se ríe.

-Ay tan floja!-

Nos abrazamos y nos sentamos en el anden, Rocio trajo una bolsa con panes y paquetes de papas sabor a limón, me comparte y tomamos de mi botella de agua mientras esperamos a los demás. Se empieza a llenar la calle con gente, el ambiente es muy relajado, hay de todo un poco pero sobretodo estudiantes con pancartas y banderas, parches de universidades y colegios.

Al medio día al fin llega Camilo.

-Hey, porque te demoraste tanto?-

Le digo.

-No, estaba imposible, no había transporte y al final me vine fue con otra marcha que venia para acá, Y los otros?-

-Ni idea, Rocio y yo llevamos resto acá-

Mientras hablamos unos pelados empiezan a cantar ¨Soy estudiante!¨ y caminan en medio de la calle, otros se unen y paran el trafico, que de por si no es mucho, unos pocos carros paran o dan la vuelta.

De pronto suena una explosión, una bomba de aturdimiento, estábamos tan relajad@s que no nos dimos cuenta a que hora llego la policía anti disturbios.

-Jueputa me asustaron!-

Dije mientras nos movíamos a un lado.

Nos hicimos detrás de un árbol mientras la gente corría hacia el parque.

-Marica que paso?-

Dijo Rocio.

-Ni idea-

Respondí.

Gas lacrimógeno, y mas aturdidoras nos sacaron corriendo de ese lugar. Después de sentarnos un rato en una banca, y tratar de llamar al resto del parche (el resto no habían podido llegar o les había dado mamera) empezamos a caminar mas hacia el centro, la plaza, mas gente iba para allá y asumimos que allá seria el lugar de reunión de tod@s.

Había un señor vendiendo tintos y cigarrillos en una esquina, los trajo en su cicla que tenia un soporte en el frente donde ponía el termo, los vasos de plástico y los paquetes de Mustang. Nos relajamos, le compramos tintos y un paquete, Camilo prendió un cigarrillo, fumaba mientras caminábamos y empezamos a hacer bromas otra vez. La gente se empezó a encontrar, y poco a poco terminamos otra vez siendo parte de un gran grupo de gente que caminaba hacia la plaza principal, me llene de emoción, saque el cartel que llevaba en la maleta y que pensaba alzar sobre mi cabeza, pero también quería grabar con mi teléfono. Camilo me lo quito de las manos y con una sonrisa me pregunto:

-Me lo prestas?-

Yo le sonreí.

El cartel decía: ¨Tengo miedo viejo¨.

Rocio venia al lado, no terminaba todavía su tinto. Seguimos avanzando, Se olía ya el gas en el aire, llegamos al centro, cubiert@s por la sombra de los edificios mas altos de la ciudad. Ya en esa esquina había habido tropel y el ambiente se puso denso.

Rocio los vio.

-Allá viene la policía-

Nos los señalo.

Sin pensarlo empece a grabar video con el celular.

Venían caminando despacio, y sin ningún aviso empezaron a lanzar gas hacia nosotr@s, caían cerca casi a nuestros pies. Un muchacho que estaba en frente mio vio los gases y corrió a coger uno, quería lanzarselos de vuelta pero se asusto, los vio muy cerca, como pudo lo hizo rodar por el suelo hacia ellos y salio corriendo en dirección de la gente, hacia mi, yo también corrí.

A mis espaldas escuche un estallido, un disparo, volteo a mirar y este muchacho esta en el suelo, sigo grabando y lo veo, esta inmóvil, su sangre moja el concreto y lo único que atino a decir es:

LO MATARON!

Dejo de grabar, la gente corre a auxiliarlo, el gas me asfixia, no veo a Rocio o Camilo, no se donde están, tengo mucho miedo, corro hacia los cerros mientras me repito mil veces.

-Tengo que llamar a mi mamá-

Miguel Angel Montoya 27N 2019